Recién en estos últimos tiempos soy conciente del valor y del poder de saber coser.

Si bien aprendí esta habilidad o hobby hace más de 10 años, por amor al hacer manual y al mundo de la moda y lo textil, es recién en estos últimos tiempos que siento que me da mucho más que el disfrute del hacer en sí mismo y el resultado posterior de cada proyecto.

Hacer, Reparar y Remendar

Nunca en la historia estas tres habilidades fueron tan concientemente valoradas en términos de contribuir a la reparación de las consecuencias generadas por un mundo hiperconsumista. Y aunque mi visión es una visión moderada y nunca fui “activista” en ninguna causa, es tiempo de reconocer que algo tiene que cambiar.

El Contexto

Cada vez son más los que abogan y transmiten el mensaje de la Vida Sustentable, y más específicamente de la Moda Sustentable. Y muchas de las manifestaciones de estos cambios son, por suerte, cada vez mas escuchadas:

  • Campañas contra el fast-fashion y sus prendas confeccionadas para durar una temporada y luego ser descartadas.
  • Campañas contra la industria textil por su cuestionada ética en términos de las condiciones de sus trabajadores.
  • Campañas contra los procesos de producción que impactan negativamente en el medio ambiente y en la salud de las personas.
  • Campañas contra la ilusión de hacernos creer que el consumo indiscriminado va a completarnos como individuos y mejorar nuestra autoestima. Y que contar con la ultima prenda de moda en detrimento de nuestros propios gustos y particularidades físicas nos va a hacer ganar la aceptación y la admiración de los demás.

Como seguramente todo podemos percibir, estamos presenciando una época donde no son pocas las acusaciones hacia el sistema de la moda.

Cambiar no es fácil

Si bien concuerdo con muchas de estas posturas y reclamos, no así con las visiones radicales que proponen erradicar el consumo. El cambio tiene que darse, de eso no hay dudas. Pero si queremos ser realistas, no podemos enfocarnos solo en cuánto consumimos, sino que tenemos que ir modificando también el cómo.

No es una tarea fácil. Cuesta cambiar hábitos y costumbres y asumo que no estoy sola en esta creencia. Por eso, adoptar una postura belicosa respecto de la Moda y negarla no es una solución realista ni del todo efectiva (aunque son innegables las críticas a algunos valores que hoy se quieren transmitir en su nombre). Por el contrario, la búsqueda de cambio tiene que venir desde adentro, desde un lugar de amor por las prendas, los textiles y las técnicas. De valoración por el trabajo puesto en ellas y de la apreciación del impacto de la moda en la cultura y en las personas.

Una transición lenta pero profunda

Las voces detractoras son cada vez más y son escuchadas incluso por sectores moderados (entre los que me incluyo) que, sin ser activistas, comienzan a escuchar y a tratar de implementar algunos pequeños cambios en su día a día para contribuir al cambio.

En el mundo de la moda, la evolución en este sentido pareciera darse de modo muy gradual. Pero así como la separación de residuos fue en su momento una lucha de unos pocos, para luego lograr expandirse a políticas publicas y transformarse en una práctica internalizada en muchísimas sociedades, confío en que la sustentabilidad y la responsabilidad sobre nuestros consumos de moda, también está destinada a un cambio profundo.

Quizás algún dia podamos llegar al punto donde todas estas cuestiones sean resueltas y las personas tengamos plena conciencia de lo que consumimos y de donde vienen nuestras prendas. Pero hasta entonces propongo empezar con pequeños cambios, relativamente fáciles y realizables, con los que poder contribuir en algo, y que nos permitan, en un futuro, ir profundizando nuestro compromiso en acciones concretas.

Los 3 Métodos:

En este contexto, hay 3 formas de empezar a realizar el cambio en el ámbito de la moda que podemos poner en práctica hoy de forma simultánea o independiente:

  1. Comprar Menos
  2. Comprar Mejor
  3. Aprender a hacer y/o reparar

Profundicemos cada uno de estos puntos…

  1. Comprar menos resulta bastante obvio.

Se trata de adquirir todo aquello que realmente necesitamos, o bien deseamos pero de una manera moderada. Este ajuste depende de cada uno, de nuestros niveles de consumo actuales y de nuestra capacidad de cambio.

De nuevo, esto varia de persona en persona. No podemos pretender lo mismo de todos, porque no todo somos iguales. Cada uno va a tener sus propios tiempos y sus propios límites: Para alguien que esta acostumbrado a comprar 10 prendas en una temporada, va a implicar reducirla en principio a 8, y así gradualmente con el paso del tiempo. Cada uno sabe cuales son sus estándares y como poder hacer algo para ajustarlos.

Para alguien que siente el imperativo emocional de salir con al menos una bolsa cada vez que va al shopping, porque lo contrario es percibido como un “fracaso” (todos conocemos a alguien así), un primer paso va a ser resistir la tentación de comprar por comprar. Y tratar de planificar de antemano qué es lo que queremos o necesitamos.

“La ropa interior es un derecho humano básico”

  1. Comprar Mejor es un segundo paso o estrategia para ser más sustentables.

Podemos empezar a buscar prendas y accesorios de mejor calidad, que duren más que una temporada o dos. Si alguna vez heredaste una prenda de tu mamá o tu abuela, entonces entendés la idea. Y seguramente el valor que le das a esa prenda es mucho mayor que el que le das a cualquier otra (más allá del componente emocional).

Acá es importante pensar en items que sepamos que vamos a querer usar en el futuro, y evitar aquellos que sabemos que van a pasar de moda mas rápido que un suspiro. Porque seamos honesto/as, lo que es de mejor calidad implica una mayor inversión, y nadie quiere gastar más en algo con lo que le va a dar verguenza salir a la calle de acá a 6 meses. Pero comprar mejor no es sólo resignar precio por mejor calidad, es ser mas conscientes de que las marcas que consumimos sean éticas en sus prácticas y en sus procesos,  en el uso de los materiales y en las condiciones de sus trabajadores. O por qué no considerar comprar prendas de segunda mano de calidad que estén en perfectas condiciones. Galpón de Ropa es un buen lugar para comenzar.

“Costo y valor son dos cosas muy distintas”

  1. Aprender a hacer y/o reparar es, aparentemente, la más difícil, pero al mismo tiempo, es también la más gratificante.

Quizás estás pensando que no tenés la habilidad necesaria o que no contás con el tiempo suficiente para poder llevar a cabo esta práctica. Tu creencia no solo es comprensible, sino también completamente válida. En ese caso hay tres opciones:

a. Poner tu máximo esfuerzo en modificar tus hábitos aplicando uno o los dos métodos anteriores o bien,

b. Intentar darle una chance (y algo de tiempo) al aprendizaje de habilidades que se adquieren de una manera relativamente fácil y rápida. Con esto no estoy diciendo que mañana vas a poder confeccionar tu propias prendas y accesorios, pero si podes aprender lo básico para remendarlos y así prolongar su vida útil. Si son prendas de calidad y que realmente aprecias, seguramente estés mas predispuesto/a darles un destino distinto que el tacho de la basura.

¿Ya conocés El Club de Reparadores? Es un evento itinerante de reparación colectiva donde personas de todas las edades y ocupaciones intercambian saberes y herramientas con el fin de alargar la vida útil de los objetos.

c. ¿Y qué pasa si te gustaría darles esa nueva oportunidad pero no hay forma de que aprendas a hacerlo o que le dediques el tiempo necesario? Entonces es tiempo de revalorizar los oficios y las personas dedicadas a ello y quizás valga la pena pagarle a alguien para que ponga esa prenda nuevamente en condiciones.

Pequeños grandes cambios

Estos tres métodos están pensados para que puedas ponerlos en práctica hoy mismo. Todo siempre en la medida de tus posibilidades y de una manera con la que te sientas cómodo/a. Se trata de intentar pequeños cambios que podamos digerir e integrar a nuestra vida, apreciando la moda pero de una manera más consciente y responsable. Valorando mucho más cada una de las cosas que tenemos y que adquirimos.

 


Recibí la GUÍA EN 10 PASOS PARA DISEÑO DE MODA

Una guía GRATIS paso a paso para crear tus propios proyectos!

 



 

 

 

Related Posts

Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of